Análisis de autobuses eléctricos para el tránsito de la ciudad de Nueva York


VersionFirst
Download24
Stock
File Size1.05 MB
Create Dateenero 30, 2018
Download

Resumen: Los autobuses NYC Transit y la Autoridad Metropolitana del Transporte​ (MTA, por sus siglas en inglés de Metropolitan Transportation Authority) tienen una flota combinada de aproximadamente 5,700 autobuses para el transporte público en la ciudad de Nueva York. La flota consiste actualmente en una combinación de autobuses diesel, diesel híbrido y GNC (gas natural comprimido). Los autobuses eléctricos tienen emisiones de gases de efecto invernadero (GHG) mucho menores que la flota actual. Cambiar toda la flota de autobuses a autobuses eléctricos resultaría en una reducción de emisiones dentro de la ciudad de aproximadamente 575,000 toneladas métricas de CO2e por año.
El ahorro neto, incluida la generación incremental de energía requerida para los autobuses eléctricos es de casi 500,000 toneladas métricas de CO2e suponiendo la mezcla actual de generación de energía en la ciudad de Nueva York y Westchester (EPA). Desde una perspectiva financiera, los ahorros asociados con el combustible (costo del diesel versus el costo de la electricidad) y con el mantenimiento del autobús compensan el mayor costo de los autobuses eléctricos, incluido el costo de la infraestructura de recarga durante la vida útil de un autobús.
Típicamente, los autobuses eléctricos cuestan aproximadamente $ 300k más que los autobuses diesel, y los ahorros anuales se estiman en $ 39k por año durante los 12 años de duración del autobús, sin incluir los beneficios de costos de atención médica. El cambio a buses eléctricos elimina la contaminación del aire causada por la combustión del combustible del autobús diesel. El beneficio de salud resultante para la población de la ciudad por la reducción de enfermedades respiratorias y de otro tipo se estima en $ 150k por autobús según los datos de la EPA. Cuando se aplica al caso financiero, la mejora de $ 150k hace que el caso sea más convincente, y los beneficios para la salud deberían ser una consideración clave en la decisión de cambiar a la nueva tecnología. El MTA tendrá desafíos asociados con el cambio a los autobuses eléctricos, pero la planificación efectiva puede hacer que el cambio sea casi invisible para los clientes. La recomendación de este análisis es que la ciudad de Nueva York debería comenzar a tomar medidas para convertir la flota de autobuses en toda eléctrica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *