Empleos, impuestos y política: tres modos en que los vehículos eléctricos cambiarán nuestro mundo

“La electromovilidad ahora parece inevitable, pero el impacto que este cambio tendrá en el empleo, la economía del petróleo e incluso los sistemas impositivos nacionales será profundo, explica Hussein Dia de la Universidad de Tecnología de Swinburne.

China, el mercado automotor más grande del mundo, está trabajando en un cronograma para detener la producción y venta de vehículos impulsados ​​por combustibles fósiles. La India ha declarado su intención de hacer que todos los vehículos nuevos sean eléctricos para 2030. Al igual que Gran Bretaña y Francia, estos dos mercados buscan eliminar gradualmente la venta de vehículos de gasolina y diésel en los próximos 20 años.

Los fabricantes de vehículos, la industria del petróleo y los gobiernos están comenzando a despertar a la interrupción que podría generar la electrificación de vehículos. Incluso los fabricantes de automóviles reconocen que no pueden permitirse ser legislados fuera de estos mercados lucrativos. Volvo, Jaguar y Land Rover, Volkswagen, Mercedes, Audi y BMW prometieron lanzar modelos eléctricos en la próxima década.

La electromovilidad ahora parece inevitable, pero el impacto que este cambio tendrá en el empleo, la economía del petróleo e incluso los sistemas impositivos nacionales será profundo.

El impacto global en los trabajos

Los vehículos eléctricos, incluidas sus baterías, generalmente requieren menos mano de obra que los que funcionan con gasolina. Por esta razón, entre otros, la eliminación de los motores de combustión para 2030 podría costar aproximadamente 600,000 empleos en Alemania, según un informe del Ifo Economic Institute del país.

Pero puede que no todo sea pesimismo. Según la Federación Australiana de Fabricantes de Partes Automotrices (FAPM), la prohibición puede ser una buena noticia para los proveedores del mercado chino, incluida Australia.

Aunque Toyota y otros fabricantes locales de automóviles han cerrado sus instalaciones australianas, a medida que los vehículos eléctricos se vuelven más fáciles de construir, el proceso de fabricación puede simplificarse y robotizarse, creando nuevas oportunidades de fabricación y de negocios para el inversionista adecuado.

La interrupción del petróleo

Si se hace todo lo eléctrico para 2030, se impondrá una considerable presión presupuestaria a los principales países productores de petróleo y se cambiará el mapa geopolítico. El economista de Stanford Tony Seba y su equipo impulsan la visión de una revolución de los vehículos eléctricos un paso más allá, y predicen que la interrupción llegará antes, durante la década de 2020.

Argumentan que la demanda de petróleo alcanzará un máximo de 100 millones de barriles por día para 2020 y pasará a 70 millones de barriles por día para 2030. Según su estudio de 2017, los países exportadores netos como Venezuela, Nigeria, Arabia Saudita y Rusia sentirán el mayor impacto.

También afirman que la geopolítica del litio, que junto con el níquel, el cobalto y el cadmio, es clave para los vehículos eléctricos, es completamente diferente de la política petrolera. Aunque existe el potencial de interrupción del suministro, el litio no es tan crítico como el petróleo en la vida de un automóvil.

Según Seba: El litio es un material y, en la industria de vehículos eléctricos, solo se requiere para construir la batería, mientras que el petróleo es un combustible necesario para operar un vehículo de motor de combustión interna. La escasez de litio solo afectaría la producción de vehículos nuevos. No tener litio es como no tener un nuevo motor; la flota existente aún puede funcionar durante años. El petróleo es esencial para operar la flota existente; por lo tanto, el petróleo es una parte mucho más crítica de la cadena de valor.

El impacto en las arcas del gobierno

Para el año 2030, los ingresos por impuestos a la gasolina podrían reducirse significativamente, con el paso de la propiedad individual de vehículos de gasolina a flotas de vehículos eléctricos compartidos (y, en última instancia, autónomos). Los gobiernos cuyos presupuestos dependen de este flujo de ingresos podrían encontrarse cambiando a los precios de las carreteras, como la carga por kilómetro de viaje o la carga de congestión.

La modelación de Seba y su equipo muestra que los US $ 50 mil millones provenientes de impuestos a la gasolina podrían desaparecer de la economía estadounidense. En Australia, según la Oficina de Infraestructura, Transporte y Desarrollo Regional, los ingresos relacionados con la carretera del sector público totalizaron A $ 28,7 mil millones en 2014-15.

El consumo de combustible contribuyó alrededor de A $ 11,03 mil millones o 38 por ciento, desde aproximadamente el 44 por ciento a principios de la década de 2000. Este ingreso se verá amenazado directamente por la creciente adopción del mercado de vehículos eléctricos.

Mi investigación también muestra que bajo algunos escenarios futuros de movilidad autónoma compartida, el tamaño de la flota de automóviles podría reducirse a alrededor del 80 por ciento, lo que significa menos ingresos por tarifas de registro de vehículos e impuestos de venta, mantenimiento, seguro y estacionamiento….”

Link a la noticia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *