El cambio climático es una realidad. Sequías prolongadas, incendios, enfermedades, pobreza, migraciones y variaciones de temperatura son algunos de los efectos de este fenómeno. La ciudadanía es cada vez más exigente, demanda acciones concretas y mayor compromiso.

Para la COP25 en Santiago, la Presidencia chilena ha convocado a ministros de Transporte del mundo y la región a articularse y resaltar cómo a través de un mayor nivel de ambición en el sector se puede contribuir al cumplimiento del Acuerdo de París.