Entradas

Los vehículos eléctricos y la conducción autónoma marcarán el futuro de la industria

“La industria automovilística se prepara para una profunda transformación que vendrá marcada por la implantación del coche eléctrico y de la conducción autónoma. La tecnología marcará el futuro del sector, aunque la reconversión podría prolongarse durante lustros. El presidente de Faconauto, patronal española de concesionarios, Gerardo Pérez, asegura que a ambos fenómenos le acompañará un aumento de la concentración empresarial basada en la profesionalidad: «Los concesionarios ya no son empresas familiares como antes, sino grandes grupos que se adaptan a las necesidades de los clientes». Esas necesidades estarán vinculadas en los próximos años a la adaptación a los vehículos eléctricos, cuya implantación masiva vendrá aparejada de una rebaja de los elevados precios actuales, y del funcionamiento de los coches como auténticos ordenadores.

Si el coche eléctrico es el futuro a corto plazo, la conducción autónoma ocupa el plazo medio. Cada vez son más los fabricantes que se lanzan a esta modalidad, consistente en el manejo del vehículo mediante tecnología, sin control activo por parte de los conductores. El funcionamiento de este tipo de vehículos es complejo y requiere de un período prolongado para su completo desarrollo, no solamente por su complejidad técnica, sino también por la necesidad de adaptar las diferentes normativas de circulación y crear nuevas leyes que regule los aspectos de esta conducción y determine las responsabilidades y los códigos de actuación ante diferentes situaciones. Desde la patronal de concesionarios consideran que la conducción autónoma «seguirá avanzando en España en los próximos años, aunque a un ritmo aún bajo» y vaticina que no será una realidad total hasta dentro de diez o quince años…”

Link a la noticia completa

El atasco en el suministro de litio frena al coche eléctrico

“Una vez que despidamos para siempre al combustible fósil, la nueva energía destinada a poner en marcha nuestros coches será el petróleo blanco, sobrenombre por el que se conoce al litio. Este metal blando y pegajoso se utiliza para fabricar baterías de iones de litio o Li-Ion que no solo están presentes en todo tipo de dispositivos móviles como smartphones, tabletas y ordenadores portátiles, sino que actualmente son una de las mejores opciones para alimentar vehículos eléctricos debido al “alto rendimiento proporcionado tanto por su densidad energética como por sus ciclos de carga”, según Arturo Pérez de Lucia, director de AEDIVE, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico. Tampoco hay que olvidar que estos componentes cuentan con una segunda vida útil en el almacenamiento energético cuando han dejado de servir al sector de la automoción, pues conservan en torno al 80% de su capacidad, y que además pueden reciclarse una vez que sus ciclos llegan a su fin.

Aun así, De Lucia matiza que las baterías de Li-Ion todavía no han mostrado todo su potencial y les hace falta un 40% más de desarrollo con el que mejorarán algunas de las prestaciones que ofrecen, como la autonomía y los tiempos de recarga. De la misma opinión se muestra Carlos Arribas, responsable de Residuos de Ecologistas en Acción, que a día de hoy considera “absolutamente inviable” convertir toda la flota de coches de combustión en modelos puramente eléctricos (aparcando a un lado los híbridos) debido no solo a esa insuficiente autonomía, sino también a los problemas sociales, medioambientales y de salud que en ciertos lugares del mundo provoca la extracción de otros materiales necesarios para producir esas baterías, sobre todo grafito y cobalto”.

Link a la noticia completa