El Plan Estratégico Nacional de Movilidad Eléctrica surge como parte de los objetivos principales de la conformación
de la mesa de trabajo en energía alternativa de transporte, la cual da respuesta al compromiso
país asumido en la declaración y el llamado a la acción de París sobre la movilidad eléctrica y el cambio climático
(COP21), con el fin de reducir en un 25% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), al 2030.

Los propósitos de la mesa de trabajo en energía alternativa de transporte, además, están articulados en el
Plan de Movilidad Urbana del Gran Santo Domingo (PMUS), elaborado para responder a las necesidades de
movilidad de las personas, de los negocios en la ciudad y sus entornos, para garantizarles una mejor calidad
de vida actual y futura.